Aunque cambies de color, sigues siendo la misma

Nativos se oponen a represa que inundaría sus tierras y afectaría la biodiversidad (Internet)

Brasil: 600 indígenas ocupan obras de hidroeléctrica

Publicado: 2011-10-28

28/10/2011 – En lucha. 600 pobladores de las riveras del río Xingu ocuparon ayer las obras de la futura represa de Belo Monte, que inundaría 400 mil hectáreas de selva. Los pobladores, indígenas y pescadores, se retiraron hoy de manera pacífica tras una orden judicial de desalojo, pero anunciaron que “Vamos a preparar otras acciones de resistencia”.

Los manifestantes llegaron a la zona el día de ayer e ingresaron al lugar donde se realizan las obras de construcción de barracas y campamentos para los trabajadores. La toma fue “pacífica”, afirmaron portavoces del movimiento.

Sin embargo, hoy viernes llegó la zona un juez con un gran contingente policial y una orden de desalojo. Tras una asamblea, los pobladores decidieron partir. “Salimos pacíficamente, tal como entramos. Fue un acto pacífico para atraer la atención sobre este proyecto de muerte para la Amazonia”, declaró a la AFP Eden Magalhaes, portavoz del Consejo Indígena Misionario.

“Somos guerreros y vamos a luchar”, aseguró Juma Xipaia, líder de una de las etnias afectadas. “No vamos a pedir nada al gobierno, sino exigir lo que la Constitución nos garantiza. Nuestros antepasados lucharon para que estuviéramos aquí. Ya se firmaron varios documentos, hubo reuniones y nada cambió. Las máquinas siguen llegando”, denunció el dirigente nativo.

El proyecto de Belo Monte fue planteado en la década de 1970 por la dictadura militar que gobernaba entonces el país y reflotado en los últimos años por el Gobierno de Lula da Silva. La represa tendría unos 11.200 MW de potencia si se llega a construir, pero para ello debe superar un fallo judicial que la ha paralizado, responder a una medida cautelar de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y, sobretodo, enfrentar la amplia oposición social al proyecto. Pese a todo esto, el Gobierno se muestra decidido pues considera que la central es indispensable para el futuro energético del país.

Hace unos meses, la justicia federal prohibió al Consorcio Norte Energia S.A. (Nesa), responsable de la obra, realizar cualquier tipo de alteración del río Xingú. La decisión judicial, está en curso de apelación, fue producto de una denuncia interpuesta por la Asociación de los Criadores y Exportadores de Peces Ornamentales de Altamira (Acepoat), según la cual la obra perjudicará a 1.000 familias de piscicultores. La sentencia prohíbe la “implantación de un puerto, explosiones, canalización, excavación y cualquier obra que venga a interferir en el curso natural del río Xingú”, pero no impide la construcción del campamento para los trabajadores, obra que sigue su curso.

Además, la CIDH citó esta semana a ambas partes (el Gobierno y los afectados) a una reunión de conciliación en el marco de las reuniones anuales que este organismo sostiene en Washington. Sin embargo, el Gobierno brasilero se abstuvo de participar de la cita, lo que a juicio de una colación de 10 organizaciones sociales, expresa “la cobardía de un gobierno que, sabiendo de las ilegalidades y arbitrariedades cometidas en el proceso de licenciamiento y construcción de Belo Monte, evita ser nuevamente reprendido públicamente por la Comisión”.

Este tipo de represas gigantescas, que no aprovechan la caída de agua sino embalsan las aguas de ríos de gran caudal, inundando grandes extensiones de bosque, significan la “muerte biológica del río”, según indicaron expertos. (PM)

ANTES Y DESPUÉS

¿Cómo quedará la selva si se construye la represa? Aquí un mapa de The Guardian


Escrito por

alertaperu

www.alertaperu.org


Publicado en

Alerta Perú

Medio alternativo desde la perspectiva de las organizaciones de sociedad civil